Historia

Historia de un Sueño

En el año del 1977, se estableció la Reserva de Biosfera Noroeste que incluye el Parque Nacional Cerros de Amotape, el Coto de Caza El Angolo, ambos establecidos en 1975, siendo posteriormente añadida en el 2006, la Reserva Nacional de Tumbes. Distribuida entre las tres áreas naturales protegidas, en los departamentos de Piura y Tumbes, la Reserva de Biosfera Noroeste ampara una gran variedad de ecosistemas y especies endémicas de flora y fauna.

Es en este entorno natural que a inicios de la década de los 90, el Dr. Norman Simmons, el Ing. Manuel Ríos y del Mg. José Del Giudice, visitaron esta zona del país y comprobaron que a pesar de los meritorios esfuerzos, existía una carencia en la participación activa del sistema escolar en los programas de conservación y protección del medio ambiente. La conciencia ecológica, el amor a la naturaleza, la experimentación productiva en el campo es algo que no conocían bien los estudiantes de educación básica regular ubicadas muy cerca de la Reserva de Biosfera del Noroeste. En ese sentido saltó la preocupación que si los niños de aquel entonces no aprendían a amar y conocer la naturaleza, es muy probable que los hombres del mañana no lo harían, porque otros problemas y exigencias absorberán plenamente su tiempo, sus sentimientos e intereses.

Ante esta problemática, se consideró a la Reserva de Biosfera Noroeste como muy propicia para emprender un proyecto educativo que integre de manera transversal el tema de la protección y manejo de los recursos naturales; además, porque cerca a ella existían escuelas rurales, cuyos docentes tenían una visión clara de su rol formativo y estaban dispuestos a trabajar con los estudiantes de una manera diferente.

Es así que en 1993 se inicia el Programa Ecología, Producción y Educación, conocido también como SUEÑO 2, que arranca sus actividades piloto en dos escuelas de Tumbes (Escuela Unitaria 085 de Fernández Alto y la 086 de El Tamarindo). Años después y con el éxito alcanzado en el norte del país, el programa se extiende a los Andes del Perú en la zona de amortiguamiento del Parque Nacional Huascarán, en la escuela rural de Humacchuco.

En 1995, el director de la Unidad de Gestión Educativa Local (UGEL) de la ciudad de Zorritos en Tumbes, visita la escuela de Tamarino y se queda impresionado al descubrir el trabajo que se estaba desarrollando con los alumnos. La directora del centro educativo fue la encargada de explicar cómo había logrado llevar a cabo los proyectos como el huerto escolar, el manejo de un rebaño de oveja, la elaboración del boletín informativo, el intercambio de experiencias con otras escuelas, entre otras actividades.

Esta visita originó que tanto la escuela de Tamarindo como la de Fernández Alto, recibieran apoyo por parte de la UGEL, de la Dirección Regional de Educación y del Gobierno Regional de Tumbes para mejorar sus respectivas infraestructuras. En Fernández Alto incluso les construyeron un colegio de nivel secundario.

Al año siguiente, la escuela de Tamarindo recibió una invitación del Ministerio de Educación, para participar en un concurso a nivel nacional sobre Experiencias Educativas Innovadoras. Después de una rigurosa selección preliminar y una interesante exposición pública sobre las diferentes actividades que implica el Programa Ecología, Producción y Educación – Sueño 2, el mencionado centro educativo obtuvo el primer lugar. Con este triunfo logra una vez más, y con mayor fuerza, captar el interés de las autoridades educativas. A partir de eso momento se inicia un efecto multiplicador en la región.

Es en el 2007 en que SUEÑO 2, continua con su proceso de expansión, y el programa integra a la escuela rural I.E 34253 de Montecarlo, ubicada a 30 minutos de la ciudad de Oxapampa, en la región Pasco; muy cerca al Parque Nacional Yanachaga Chemillén.

En la actualidad, seguimos soñando con continuar dando vida a este programa mediante el fortalecimiento y la difusión de la propuesta educativa en todas las escuelas, especialmente las del ámbito rural de nuestro país.

historia1

historia3

historia5

historia6

historia7

Por qué Sueño 2

Se le denomina “sueño”, porque a diferencia de un proyecto, este programa no tiene una fecha para el fin de sus actividades; lo que nos permite mantener nuestro sueño por siempre. Además, se llama Sueño 2, porque es parte de un grupo de programas, con objetivos distintos, pero con la misma esencia: Conservar y proteger la naturaleza.
historia8