RESERVA COMUNAL YÁNESHA: 28 AÑOS CONSERVANDO CULTURA Y BIODIVERSIDAD

El establecimiento de áreas naturales protegidas permite garantRCY NOTAizar, a miles de peruanos pertenecientes a diversos pueblos indígenas, el acceso a los recursos naturales y revalorizar así su cultura a través del reconocimiento de sus prácticas ancestrales para la satisfacción de necesidades básicas, como alimentación y vivienda.

La designación del área se realiza de manera participativa, de este modo se elige el nombre que mejor represente al área. Así por ejemplo, el nombre del Parque Nacional Yanachaga Chemillén, está compuesto por una voz quechua, Yanachaga, que significa “negra”, mientras que Chemillén es una voz Yánesha que quiere decir “quemado”; el Parque Nacional Otishi, cuyo significado que deriva del Arawac, en castellano significa “cumbre o cordillera”.

Dentro del sistema de áreas naturales protegidas por el Estado, este 28 de abril la Reserva Comunal Yánesha (RCY) cumple 28 años de creación. “Yánesha” significa nosotros, y además del idioma, así se autodenominan los integrantes de esta etnia amazónica. La reserva comunal está ubicada en el distrito de Palcazú, provincia de Oxapampa, en la región Pasco; y es contigua al Parque Nacional Yanachaga Chemillén. La RCY fue la primera reserva de su tipo establecida en el país – en la actualidad existen 10 – es decir, la primera expresamente destinada a la conservación de la flora y fauna silvestre, en beneficio de las poblaciones rurales vecinas, que generalmente son comunidades nativas. La principal característica de la gestión de una reserva comunal, es que organizaciones representativas de las comunidades nativas participan en la gestión del área natural protegida. La RCY forma parte de la Reserva de Biósfera Oxapampa Asháninka Yánesha (RBOAY) cuando esta se creó en el año 2010.

Pronaturaleza ha ejecutado proyectos específicos vinculados a la RCY y la población aledaña, como el proyecto “Mejora de la producción y comercialización de cacao y achiote orgánico en la zona de amortiguamiento de la reserva comunal”; y para dar continuidad a los avances alcanzados, en la actualidad ejecuta el proyecto “Desarrollo de la oferta productiva de cacao en selva central, con la puesta en valor del germoplasma nativo, para una mayor competitividad, articulación comercial e impacto socioeconómico”.

Desde el 2014 a la fecha este proyecto ha constituido legalmente a la Asociación de Productores Agropecuarios Albariño – APAA, en San José de Azupizú en Puerto Bermúdez, Pasco; ha suscrito 2 acuerdos comerciales entre la Asociación de Pequeños Productores Agroforestales de Laguna Raya (APPALAR) y las empresas Algarrobos Orgánicos del Perú S.A.C. e INGUISA S.A.C. para la venta de cacao en grano con un precio en base a la calidad; ha implementado una Planta de Acopio de cacao nativo orgánico en Laguna Raya debidamente equipada. También ha hecho lo propio con un módulo de chocolatería artesanal con equipos y accesorios para la producción de licor de cacao y chocolate  para taza.

De este modo, Pronaturaleza genera desarrollo a través de la conservación, mejorando la calidad de vida de los pobladores asentados en la zona de amortiguamiento de esta importante reserva comunal, pionera en nuestro país.

Categorised in: Noticias

This post was written by admin

Comments are closed here.